SERENEMOS A LOS MATONES

22 de Marzo - 16:28 Generales

General Deheza.- En tiempos de coronavirus, toda información que antes resultaba cotidiana hoy adquieren otra relevancia. Estamos ante un fenómeno excepcional y como periodista me interpelo sobre las dificultades que se presentan en algunos sectores productivos, para evitar el contagio de una enfermedad altamente transmisible, más allá de las medidas que cada empresa tome.

Vivimos en una ciudad agro industrial, en la que una sola firma comercial tiene la capacidad de procesar más de 20 mil toneladas diarias de semillas, lo que significa el ingreso diario en épocas de cosecha alta de más de mil camiones diarios a la ciudad, que llegan desde distintos puntos del país.

Estoy comprometida con mi trabajo, mi rol social y mi obligación es ser verás y lo más objetiva posible.

Hoy me tocó atravesar una situación inusual y de mal gusto, tras hacer unas imágenes del ingreso de camiones a la planta de acopio de AGD, y cuando ya me retiraba en mi vehículo un operario que se movilizaba en una camioneta me pidió que me detenga. Detuve la marcha y él me cruzó su camioneta frente a mi auto. Y bien a lo matón y con una prepotencia inusitada me pidió que borre lo que había filmado, me pidió que le mostrara mi teléfono, en el medio de su alocución prepotente, matona y bravucona, le pedí su nombre, me lo dio. Voy a evitar hacerlo público a los fines de evitar la condena social. El señor que desconocía el contenido de las imágenes, insistía en que no las debía publicar. Mi postura fue no velar y mucho menos borrar mi material periodístico; no contento con mi postura llamó por teléfono, entiendo que a su superior. Entablada la comunicación con su superior, me dio su móvil, le pedí que pusiera el altavoz, porque en épocas de pandemia, no tenía garantías sanitarias. Del otro lado de la línea había un señor sereno, calmo con el que entablamos una conversación de entendimiento. Por mi propia voluntad, accedí a contarle sobre el registro fílmico, que por cierto no era mi obligación, dado que el material obtenido fue en la vía pública. La conversación por teléfono me sirvió para conocer las medidas sanitarias que está empleando la empresa; difusión en alto parlantes sobre las medidas preventivas y síntomas de covid-19, límite de personas en el ingreso de los baños, distanciamiento social en el quiosco y transportistas con barbijos.

Quiero retomar aquel punto de no dar el nombre de la persona que matonamente me pidió que borrara de mi teléfono mi material periodístico, porque mi objetivo en estas líneas no es el escrache y además no es mi estilo; mi objetivo es trabajar e informar, contextualizando una realidad en la que todos estamos inmersos, respetando el decreto presidencial vigente, además de expresar un llamado a mantener la calma y el buen trato con nuestros semejantes. María Nelly López – 27.054.816 – Exp. Nº49543/99.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar